Coto a la piratería

De acuerdo con el Observatorio de la Piratería, se estima que durante 2014 la piratería ocasionó unas pérdidas de 1.700 millones de euros a las industrias culturales, o, lo que es lo mismo: dejaron de ganar un importe equivalente a la mitad de sus ingresos reales. Independientemente de que se pueda considerar adecuada o no la metodología empleada para determinar este importe, y que quizás sea un poco aventurado incluir el fútbol como una “industria cultural”, lo que resulta claro es que el problema tiene una magnitud considerable. (más…)

Híper-usureros recalcitrantes

La usura es el interés que se cobra (o se paga) por un préstamo. Y no lo digo yo, lo dice el diccionario de la Real Academia, que también nos da otra acepción que, curiosamente, es la que tiene un uso más habitual: “interés excesivo en un préstamo”. Usurero es, por tanto, quien cobra dicho interés excesivo. (más…)

Emprender en perspectiva

Innovación, emprendedores, startups, tecnología, economía del conocimiento, cambio de modelo productivo… Estas inocentes palabras articulan ahora mismo la mayoría de los discursos políticos en el ámbito económico de casi todas las formaciones y partidos, y a fuerza de abusar de estos términos, han acabado perdiendo todo su valor. (más…)

No es la corrupción

El problema no es la corrupción. La corrupción siempre ha estado ahí, desde que tenemos crónicas políticas escritas, y sucederá siempre que unos pocos tengan poder sobre otros muchos, con o sin legitimación democrática. No estoy tratando de minimizar su importancia, pero lo cierto es que no es el problema real o, mejor dicho, no es el problema principal. La corrupción, en sus infinitas variantes y sabores (cohecho, malversación, falsedad, prevaricación) supone un delito y, además, resulta muy poco ética y aún menos estética para los partidos en estos tiempos tan difíciles para la ciudadanía. El problema es otro: la mala gestión. Evidentemente, no hay estadísticas fiables ni viables sobre la corrupción – salvo lo que efectivamente se descubre y condena, quizás la punta del proverbial iceberg – y menos todavía sobre la mala gestión, cuando, además, en muchas ocasiones ambas casuísticas coinciden en el tiempo y en las personas. (más…)